viernes, 2 de diciembre de 2016

Canatur: informalidad debilita al sector turismo y genera competencia desleal




La informalidad es la principal barrera para el desarrollo del Perú pues afecta directamente los niveles de productividad y crecimiento económico. Actualmente, somos el sexto país más informal en el mundo y el tercero en Latinoamericana (solo superados por Bolivia y Panamá); además, las cifras muestran que el 60% de la economía peruana y el 79% de la PEA actúan fuera del ámbito formal.
La actividad turística no es ajena a esta realidad, pues se estima que entre el 65% y 70% de las empresas del rubro son informales. “Ello debilita al sector turismo, al destino Perú, a la institucionalidad empresarial y no ayuda a la sensibilización de la población local con el desarrollo del turismo”, afirmó Fredy Gamarra, presidente de la Cámara Nacional de Turismo (Canatur).
El líder empresarial sostuvo que la informalidad genera un factor externo negativo y una serie de ineficiencias, ya que las empresas informales utilizan y congestionan la infraestructura pública sin contribuir con los ingresos que permitan mantenerla y desarrollarla. Además, representan una competencia desleal frente a los formales, ocasionan pérdidas para la economía del país en todos sus niveles de gobierno (nacional, regional y local) y provocan distorsiones al momento de establecer políticas y efectuar planes de desarrollo.
Gamarra Elías brindó estos comentarios durante su participación en la capacitación que ofreció el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (Mincetur) a las Direcciones Regionales de Comercio Exterior y Turismo (Dircetures), donde presentó el Plan de Apoyo a la Formalización del Sector Turismo al 2021.
INFORMALIDAD EN LAS EMPRESAS
El titular de Canatur explicó que el sector informal está constituido por el conjunto de empresas, trabajadores y actividades que operan fuera de los marcos legales y normativos que rigen la actividad económica. Por lo tanto, pertenecer al sector informal supone estar al margen de las cargas tributarias y de la normativa legal; pero también implica no contar con la protección y los servicios que el Estado puede ofrecer.
Indicó que, de acuerdo al Plan Estratégico Nacional de Turismo (Pentur), la informalidad es una de las debilidades y amenazas a la actividad turística, que se manifiesta cuando las empresas operan sin RUC, sin licencia de funcionamiento, cuando no emiten factura o boleta, no tienen a sus trabajadores en planilla, no contratan servicios autorizados, no brindan un servicio formal, no usan sistemas formales y no brindan facilidades a los turistas.
Recalcó también que las empresas son consideradas informales cuando no cumplen con entregar sus Declaraciones Juradas al Mincetur o a las Dircetures, tal como exigen los reglamentos para la prestación de servicios turísticos. “No basta con tener RUC o licencia de funcionamiento, hay que presentar la declaración jurada para ser calificada como empresa formal”, precisó Gamarra Elías.
DIAGNÓSTICO Y CIFRAS
En ese sentido, reveló que las estadísticas demuestran el alto índice de informalidad en el sector turismo. Por ejemplo: de los 19,682 hospedajes registrados en el Mincetur, solo 2,529 cumplen con presentar su respectiva Declaración Jurada, los cuales representan apenas el 12.85% del total. El 87.15% restante califica como informal en el sector turismo.
En el caso de las agencias de viajes y turismo, son 10,023 las registradas en el Mincetur pero apenas 3,939 (39.3%) cumple con entregar su correspondiente Declaración Jurada. Mientras que, en el caso de los restaurantes, existen registrados 149,378 establecimientos, de los cuales solo 2,529 cumplen con presentar su Declaración Jurada.
Es preciso destacar al sector Casinos y Salas de Juego, que también se encuentra en el ámbito de acción del Mincetur. En este caso, existen 720 establecimientos registrados oficialmente, los cuales en su totalidad (100%) cumplen con presentar su respectiva Declaración Jurada a las autoridades. Es decir, es un sector totalmente formal.
PROPUESTAS DE SOLUCIÓN
Tras su análisis sobre este tema, el presidente de Canatur dijo que la solución al problema de la informalidad debe ser abordado desde diversos ámbitos de aplicación: normativa (marco regulatorio y simplificación administrativa), definir estrategias de comunicación y promoción, capacitación permanente, brindar incentivos para la formalización y fortalecer las acciones de supervisión y fiscalización.
Finalmente, recordó que el Pentur promueve la institucionalidad del sector turismo y propone que los objetivos de los actores, empresas, empresarios, emprendedores y gremios, se articulen con los objetivos de desarrollo de los gestores públicos de las actividades turísticas.
“En ese sentido, se propone seguir trabajando con el sector privado en la formalización, así como en la cultura de la calidad de los servicios”, puntualizó Fredy Gamarra,

No hay comentarios:

Publicar un comentario